Conoce los distintos tipos de infección vaginal

Infección vaginal: ¿qué es?

Infección vaginal

Las infecciones vaginales se producen a consecuencia de un desequilibrio.  En la vagina existen microorganismos benignos cuya función es la de proteger la salud vaginal de toda mujer.

Cuando se produce una falta de eficacia en la función de estos microorganismos, es cuando el equilibrio se rompe y aparecen las infecciones.

Estas infecciones deben ser correctamente diagnosticadas y tratadas.  Después de su tratamiento, se hace necesaria la nueva realización de pruebas para comprobar su correcta desaparición.

A priori pueden parecer infecciones que no tienen más importancia que la molestia en la zona genital.  Nada más lejos de realidad.  Si no se les pone tratamiento, pueden provocar enfermedades con repercusión general.

Tipos de infección vaginal

Existen varios tipos de infecciones vaginales y es importante saber distinguirlas para que el tratamiento es lo más adecuado posible para conseguir su erradicación.

Los responsables de estas infecciones pueden ser microorganismos inespecíficos, es decir, una mezcla de varias bacterias sin determinar.  También pueden ser hongos o virus.

Pueden transmitirse por contacto sexual o aparecer como consecuencia de falta de higiene, higiene excesiva, estrés o incluso por efectos secundarios de determinados antibióticos.

También pueden aparecer como resultado de una bajada de defensas producida por enfermedades como la diabetes.

Qué síntomas producen la infección vaginal

Generalmente, los síntomas que producen las infecciones vaginales, suelen ser extremadamente molestos. La zona genital está irritada, roja.

Las paredes vaginales y bulbares se encuentran deslustradas, finas y muy sensibles al roce o al contacto con la ropa o la orina. Con frecuencia suele haber flujo con mal olor y en ocasiones, de color marrón y/o amarillento.

En otras ocasiones, cuando se trata de infecciones por hongos, el flujo vaginal es espeso y grumoso, de color muy blanco, como si fuera yogur.

Las relaciones sexuales son molestas, llegando incluso a ser dolorosas, provocando un rechazo de la mujer a mantenerlas.  Las micciones también son dolorosas.

Además de las molestias físicas hay que tener en cuenta las repercusiones psicológicas y de autoestima de la mujer al sentir su aparato genital afectado y, en muchas ocasiones, no conocer la causa.

Cómo se la trata

Para lograr una correcta eliminación de las infecciones debemos saber cuál es el microorganismo que la está provocando. No todos los medicamentos funcionan para todas las infecciones, incluso algunos pueden ser contraproducentes si se usan inadecuadamente.

Por eso se hace imprescindible la visita a nuestro médico. Con una simple prueba de examen del moco cervical, también conocido como frotis, tendremos el nombre del germen responsable de la infección.

Es una prueba completamente indolora y altamente recomendable. En ocasiones es necesario el tratamiento de la pareja sexual para impedir una reinfección después de otra.

Cómo prevenir infecciones vaginales, la higiene

La higiene juega un papel primordial en la prevención de las infecciones vaginales. Hay que considerar que no es buena ni la higiene excesiva ni la falta de la misma. En el término medio es donde está el equilibrio.

Cuando vayamos al servicio, es importante limpiar la zona de adelante hacia atrás para evitar la contaminación de la vagina por bacterias patógenas procedentes del ano.

En cuanto a los lavados, no hay que abusar de ellos. Con hacer un lavado al día es suficiente. ¿Qué ocurre si abusamos de la higiene? Pues que destruimos la flora protectora de nuestra vagina.

Y esto sería mucho peor si utilizamos jabones excesivamente perfumados o con muchos componentes químicos. Lo único que vamos a conseguir es favorecer la aparición de infecciones.

Cómo prevenir infecciones vaginales, la ropa

La ropa tanto interior como exterior, si no es adecuada, puede favorecer la aparición de infecciones vaginales.

El uso de pantys muy ajustados, vaqueros que opriman la zona genital van a ocasionar escasa ventilación en dicha zona, provocando la proliferación de hongos y otras micro-bacterias.

Asimismo, la ropa interior muy justa, el uso de tangas que irritan la zona bulbar, no van a hacer ningúAlto vaginosis bacterianan favor a nuestro aparato genital. Su composición, acrílica o con materiales no naturales, también favorece estos problemas.

Lo mejor es usar ropa holgada y que las braguitas sean de algodón, material que evita la sudoración excesiva.

Una infección vaginal puede parecer algo sin importancia, pero los problemas que puede acarrear si no se trata correctamente son muy serios, llegando a producir incluso esterilidad, enfermedad pélvica inflamatoria, y otras afecciones realmente graves.

Pero no esperes más para poder recuperarte y sentirte limpia y sana. Cúrate ahora mismo con “Alto Vaginosis Bacteriana”.

[su_note note_color=”#fdfda8″]¿Increíble, verdad? Pues lo mejor está por venir, porque todos estos bonus, incluyendo la guía Alto Vaginosis Bacteriana están en formato digital, así que no tendrás que esperar envíos ni complicaciones con los servicios de mensajería. Haz CLIC AQUÍ
¡Tendrás acceso inmediato sin importar la hora![/su_note]

 

 

Infección vaginal

 

 

 

Etiquetas: , , ,
Previous Post
Alto vaginosis bacteriana
Alto Vaginosis Bacteriana

Solución para vaginosis bacteriana y también para ti

Next Post

Cómo eliminar olor vaginal de forma natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *